En la Dirección de EL CARTERO enfocamos el Sistema de Gestión de Calidad (SGC) como una manera de organizar nuestra vida empresarial, fundamentándolo en unos pilares básicos como son la calidad de nuestros servicios y procesos, la mejora continua de la eficacia, y la satisfacción del cliente.

EL CARTERO somos empresas de transporte terrestre de viajeros a nivel nacional e internacional integrada por personas altamente cualificadas, comprometidas con nuestros principios y valores éticos. Tenemos el compromiso de poder ofrecer a nuestros clientes de una manera personalizada e interactiva la respuesta que más se ajuste a sus necesidades, pudiendo ofrecerle un servicio de transporte de calidad y seguro, buscando superar siempre las expectativas de nuestros clientes; porque son ustedes, nuestros clientes, los que nos ayudan seguir creciendo y a estar afianzados en este sector.

Por todo ello en la Dirección, hemos establecido una Política de Calidad basada en los siguientes fundamentos y compromisos:

•  La Calidad y su mejora es responsabilidad de todos los integrantes de la empresa, empezando por la propia Dirección.

•  La Calidad es un aspecto en el afán por mantenerse en una posición competitiva dentro del mercado.

•  La Calidad se obtiene no inspeccionando, sino planificando, ejecutando, revisando y mejorando el SGC para prevenir los posibles errores.

•  La Calidad se orienta hacia la satisfacción de todos nuestros clientes, mediante el compromiso de toda la organización en cumplir con las necesidades y los requisitos marcados por éstos, así como con los requisitos legales y reglamentarios relacionados con nuestro servicio.

•  La Calidad se apoya en un plan de mejora continua tanto de los procesos como de la eficacia del SGC, en el que prevenir los errores sea un aspecto fundamental.

•  La Calidad nos dirige a prestar la máxima atención a la evolución tecnológica y a las posibles mejoras que las nuevas tecnologías pusieran a nuestro alcance.

•  La Calidad requiere de la participación y colaboración de todos, por lo que es imprescindible tener en cuenta la motivación, formación y comunicación.

Para la aplicación activa de estos principios es absolutamente necesario el apoyo tanto de la Dirección como de toda la plantilla, así como de proveedores y clientes.